Jue11202014

Last update05:46:40

Back Home

Matriz

Mi suegra, Carmen López Chanona, de 82 años de edad, presentó sangrado vaginal en febrero de 2007. Un ultrasonido mostró la matriz de 112x65x81 mm, endometrio de 21 mm (el tamaño normal es de 4 mm) y una mancha sospechosa en el centro. El ginecólogo-oncólogo que la atendía opinó que debía practicarse una histerectomía. Toda la familia temía que no soportara la operación debido a su edad, así que aplicamos el reto de los 21 días con jugo de mangostán del doctor Templeman, esperando evitar la cirugía.
 
Al terminar el reto se hicieron nuevamente los preoperatorios, mejorando notablemente; se practicó también un nuevo ultrasonido que mostró que el endometrio se redujo a 15 mm, algo que no ocurre de manera natural. La matriz se mantuvo muy crecida, lo que le ocasionaba fuertes dolores de cadera y piernas, por lo que se decidió la operación.
 
El 7 de mayo el doctor extrajo matriz y ganglios, basado en su aspecto la opinión del médico y de su ayudante patólogo fue que se trataba de cáncer.
La recuperación fue excelente, al día siguiente mi suegra, aún hospitalizada, se bañó sola, se sentó con la pierna cruzada e incluso se inclinó para levantar un kleenex que se le había caído. Se le dio de alta antes de las 24 horas, aunque por precaución la familia decidió que permaneciera un día más en el hospital. Continuó recuperándose en mi casa, que tiene dos pisos… nunca fue necesario llevarle los alimentos a su recámara.
 
El patólogo con asombro dijo que lo que observaba no concordaba con los resultados: cero células malignas. Una semana y dos días estuvo mi suegra en mi casa, pues quiso volver con mi suegro, su esposo, sin haber utilizado ni una vez la andadera que se había comprado pensando en su recuperación.
Gracias al excelente médico que la atendió y a jugo de mangostán, su recuperación fue increíble.
 
 
Testimonio por Laura Santos y Barragán