Jue07272017

Last update09:01:18

Back Mangostán Acerca del Mangostán Mangostan y fibromialgia

Mangostan y fibromialgia

 

alt“MANGOSTEEN AND FIBROMYALGIA” del Doctor J. Frederic Templeman.

La Fibromialgia es una condición caracterizada por dolores músculo-esqueletales ampliamente extendidos (esto es, existe dolor en ambos lados del cuerpo por encima y debajo de la cintura), y crónicos (perdurando meses o años). El dolor viene acompañado de fatiga (con o sin trastornos del sueño), y puntossensibles en músculos, tal y como describiré después.

Sin embargo, el verdadero impacto de la fibromialgia sobre sus víctimas llega mucho más allá que simplemente el dolor implacable y el total agotamiento descrito en textos médicos como “fatiga”.

Nos encontramos universalmente también con ansiedad y depresión en los pacientes.

Frecuentemente, junto con la fibromialgia coexisten síndrome de fatiga crónico, síndrome de intestinos irritables, dolores de cabeza y desórdenes de pánico.

Un 80% de pacientes son mujeres, generalmente de entre 30 y 50 años. Los informes varían en cuanto a la frecuencia de la enfermedad; sin embargo, 6.000.000 de enfermos solamente en los Estados Unidos parece ser un número aproximado apropiado, y dicho número continúa aumentando con una velocidad alarmante.

 

Mientras algunos expertos médicos creen poder seguir la pista de la enfermedad hasta el siglo 17 bajo una variedad de nombres distintos, la mayoría cree que se trata de una nueva dolencia que emergió en las últimas cuatro décadas del siglo 20.

 

Causa

Sigue sin esclarecerse la causa de la fibromialgia, aunque se conocen factores precipitantes entre los que se incluyen:

• Síndrome de fatiga crónico.

• Enfermedades virales tipo resfriados comunes.

• Infección HIV.

• Traumas físicos como los ocasionados por accidentes de tráfico.

• Shock psicológico o traumas emocionales.

• Infecciones bacterianas como la enfermedad de Lyme.

• Medicaciones (particularmente esteroides).

 

Por experiencia propia, las infecciones virales parecen ser los precipitantes más comunes y los únicos de la lista que razonablemente pueden contar como causa para la observada extensión de la enfermedad que ya parece epidemia. Persiste la falta de una causa clara para la fibromialgia a pesar de investigaciones exhaustivas en los últimos diez años.

 

Diagnosis

En 1990 la American College of Rheumatology propuso un criterio para diagnosticar la enfermedad que requería dolor ampliamente extendido de al menos tres meses de duración combinado con dolor al palpar al menos 11 de 18 puntos sensibles específicos (ver diagrama).

Sin embargo, en 2004 esta definición parece quedarse anticuada y muchos profesionales han modificado sus criterios para el diagnóstico.

altFIGURA 1

 

Intervención

A pesar de décadas de investigación y de intentos con diversos tratamientos, ninguna terapia ha sido nunca efectiva en más del 45% de los pacientes hasta la llegada del mangostán. Es debido a este fracaso estrepitoso que he titulado a esta sección “Intervención” en lugar de “Tratamiento”.

 

Se ha probado que el ejercicio aeróbico en diferentes grados alivia el dolor y reduce los

transtornos de sueño (se sabe que en la fibromialgia hay trastornos en la fase IV del sueño). Los efectos son muy duraderos si el paciente se ejercita consistentemente. En un estudio se averiguó que los colchones magnéticos también ayudan, así como la electroacupuntura.

 

Se han probado muchas intervenciones en forma de dieta, pero solamente una (vegetariana estricta baja en sal) ha producido resultados favorables a largo plazo. Desafortunadamente, las intervenciones naturópatas y quiroprácticas no han arrojado resultados relevantes.

 

En la medicina tradicional se han estado usando un amplio abanico de medicamentos, pero según mis conocimientos, ninguna medicina ha obtenido una indicación oficial para el tratamiento de la fibromialgia.

 

Este hecho explica la frustración que experimentan los profesionales cuando intentan tratar a pacientes con fibromialgia. Sin embargo, la frustración y confusión del medico se quedan pequeñas ante las de los pacientes que a menudo sufren sin remedio.

 

La Amitriptyline, un antidepresivo antiguo (junto con otras drogas del mismo tipo) ha sido útil aliviando algo de dolor; SSRIs o drogas tipo Prozac©, Paxil© o Zoloft© también se prescriben usualmente, pero los estudios no han demostrado que alivien los síntomas de la fibromialgia aunque a menudo ayuden con la ansiedad y la depresión que la acompañan.

 

Se ha visto que las drogas anti-inflamatorias no son útiles en el tratamiento de los síntomas.

 

El uso de narcóticos para aliviar el dolor es controvertido pero muchos profesionales (entre los cuales me incluyo) los han utilizado, a pesar de sus adversos efectos secundarios, cuando el dolor no podía ser aliviado por otros medios. Ahora, con la llegada del mangostán, ya no tengo más la necesidad de prescribir narcóticos.

 

Síntomas y el papel del mangostán

Dolor

El dolor de la fibromialgia se asemeja al de enfermedades neurológicas. Se describe a menudo como ‘abrasador’.

 

Scanners cerebrales de tipo Positron Emission Tomography (PET) muestran un riego

sanguíneo reducido hacia las partes del cerebro donde se percibe y procesa el dolor. También se han encontrado anormalidades en los neurotransmisores (sustancias químicas que transportan instrucciones entre células nerviosas) de pacientes de fibromialgia. Todos estos hallazgos llevan a la conclusión de que la fibromialgia causa daños en el sistema nervioso central, lo que conlleva una percepción distorsionada del dolor en el resto del cuerpo. La hipoalgesia (percepción aumentada del dolor) y la alodinia (dolor por un estímulo no doloroso como por ejemplo un soplo de aire frío sobre la piel) son simplemente dos de dichas percepciones distorsionadas del dolor.

 

El mangostán contiene un inhibidor selectivo de COX 2, la única sustancia botánica

comprobada mediante investigación que posee dichas propiedades. COX 2 es una enzima siempre presente en el fluido cerebroespinal y directamente involucrada en la percepción del dolor. La supresión de la enzima COX 2 por el mangostán es presuntamente la razón por la cual se modifica el dolor en la fibromialgia. Sin embargo, la velocidad con la que actúa varía ampliamente según cada individuo. Algunos experimentan mejorías en una semana o dos mientras otros pueden necesitar hasta tres meses para sentir los efectos.

 

Alteraciones del sueño

Las alteraciones en el sueño son comunes en la fibromialgia. La fase más profunda del sueño (Fase IV), que es esencial para que el sueño sea reparador en lo que concierne a la energía y al vigor, es la más afectada. Ni se conoce el vínculo causal entre los trastornos de sueño y la fibromialgia, ni tales trastornos de sueño están presentes en cada caso de fibromialgia. Cuando existen, parece que las xantonas del mangostán son capaces de restaurar el sueño normal y reparador, según mi experiencia clínica.

 

Fatiga

La fatiga que se vuelve incapacitante durante los periodos exacerbados de la enfermedad es diferente del síndrome de fatiga crónico (y a menudo coexisten). La depresión de los pacientes es debida muy a menudo a la fatiga más que al dolor. La propiedad del mangostán de proporcionar energía se agradece entonces en pacientes con fibromialgia. También se alivian la depresión y la ansiedad cuando están presentes.

 

Puntos sensibles

Los puntos sensibles (ver figura 1) en músculos y piel superficial se utilizan ampliamente para establecer un diagnóstico. La aplicación de una presión menor con un dedo sobre dichos puntos produce dolor agudo, aunque las biopsias de estos puntos sensibles no han revelado inflamación o una degeneración significativa del músculo. En muchos pacientes hay variaciones sobre el patrón del diagnóstico de los puntos sensibles mostrados en el diagrama.

 

Resumen

El mangostán alivia efectivamente el dolor, la sensibilidad muscular, la fatiga y los trastornos del sueño de la fibromialgia. Aunque ninguna otra intervención ha ayudado nunca ni a un 45% de enfermos, por experiencia propia, el mangostán puede aliviar parcial o completamente, a más de un 60% de pacientes.

Por este motivo, parece ser el tratamiento más efectivo disponible para una enfermedad que afecta a millones.

 

Finalmente, una ingestión habitual de mangostán introduce en el cuerpo xantonas capaces de luchar contra infecciones y por lo tanto minimiza las infecciones que causan fibromialgia.

 

Dosis recomendadas

• 30 a 60 ml antes de cada comida.

 

 

 

 

El Dr. Templeman es médico de atención primaria, certificado en Estados Unidos y en Canadá, con más de veinte años de experiencia clínica.

Como Director Médico de Phytoceutical Research,el Dr. Templeman es responsable del desarrollo de proyectos de investigación y de la evaluación de los datos clínicos. Está siendo muy demandado internacionalmente como orador y autor sobre salud, nutrición y sobre las propiedades de salud del mangostán.

El Dr. Templeman viaja regularmente al Sudeste asiático, donde ha establecido numerosas asociaciones con científicos en varios países con el fin de continuar la investigación de la fruta del mangostán y la poderosas Xantonas exclusivas de esta fuente botánica.

Además de sus responsabilidades normales, el Dr. Templeman ofrece regularmente sus servicios voluntarios como médico en el tercer mundo, proporcionando su esencial ayuda médica a estas comunidades incomunicadas sumergidas en la pobreza.

El Dr. Templeman y su esposa Michele son padres de diez hijos y actualmente residen en Utah.